Registrarse.


Unidades Cadecocruz

Código de Urbanismo

Boletines Cadecocruz

Su opinion nos interesa

Cursos y Seminarios

Revista Construir

La nueva edición de la Revista Construir de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz está disponible, con temas de interés para el sector constructor y la opinión pública, relacionados con proyectos de infraestructura, tecnología, nuestras empresas asociadas y gestiones de CADECOCRUZ, entre otros. Ir a Revista

Ediciones Anteriores:
Aumento salarial, ¿mayores ingresos para el trabajador o para el Estado?

Autor: J. Javier Durán Tarabillo

En los recientes pasados días se pudo conocer el acuerdo entre la COB y el Gobierno central y su posterior DS relativo al aumento salarial, retroactivo al mes de enero del presente año, acuerdo con exclusión deliberada de representantes de los empleadores privados, todos sin excepción, ni chicos ni grandes. Se pudo apreciar un sinnúmero de supuestos justificativos para esta exclusión, a cuál más endeble, de este accionar bipartito. Lo que no resulta simple de apreciar, es el interés económico mutuo de las dos partes negociadoras en desmedro de la economía de la excluida tercera parte.

Es bien conocido, pero escasamente divulgado, de que cualquier empleador, cuyos ingresos provienen de actividades de prestación de servicios, comerciales, industriales, etc. debe generar ingresos suficientes para poder cubrir el pago, no solo de los sueldos, sino también para poder pagar los impuestos IVA e IT ocasionados por el sueldo pagado al trabajador. Similar situación se presenta cuando se tiene que pagar el aumento salarial, pues se debe pagar dicho aumento, más los impuestos que genera el pago de este aumento.

¿Cómo es esto posible? Aparentemente simple, pues cuando el trabajador recibe su sueldo y en este caso su aumento salarial, mes a mes, no le dará factura a su empleador, ya sea empresa unipersonal, cooperativa, SRL, SA. o de cualquier índole, por lo que el empleador queda obligado a pagar el IVA y el IT generado por este aumento, cuya aplicación determina un pago al fisco de 19,04% sobre dicho aumento salarial.

Así por ejemplo, si el empleador le paga al trabajador un haber básico de Bs 2.850 mes (promedio entre Bs 2.000 y 3.700), tendrá que pagar al trabajador un “aumento salarial” de Bs 200  mes, y además pagar al fisco Bs 38, lo que hace un total de Bs 238 mes.

Pero el drama del empleador no concluye con el pago del aumento salarial y del impuesto respectivo, pues resulta que este aumento también incrementa los pagos a la Caja Nacional de Salud, a las AFP, al aguinaldo, a la indemnización, etc., etc., y también resulta que el empleador tampoco recibe factura por ninguno de estos pagos, por los que también debe pagar los impuestos mencionados.

Consiguientemente, el empleador terminará desembolsando un aumento salarial de Bs 340 mes, (y no de Bs 200 mes), más el pago de Bs 65 por impuestos, total Bs 405 mes. De esta forma se tiene un mayor ingreso para el trabajador y un mayor ingreso para el Estado.

Lo anterior también muestra que el real aumento salarial es de 14,21% sobre el haber básico, algo más del doble del 7%, ampliamente publicitado.

Debemos considerar que, de los más de 2 millones de trabajadores registrados en las AFP, algo más de un millón corresponderían a trabajadores del sector privado. Así podemos estimar que por el aumento salarial mencionado, al fisco le significará un ingreso adicional de alrededor de 65 millones de bolivianos mes, suma que se estima, pasarían a formar una buena parte del financiamiento del aumento salarial a trabajadores del sector público.

Por si fuera poco, en nuestro ejemplo, si tomamos la suma del haber básico más el aumento salarial, tendríamos un nuevo haber básico de Bs 3.050 mes, lo que determinaría que el sector privado, aparte del pago de los sueldos, por el millón de trabajadores de este sector, está obligado a pagarle el fisco en concepto de IVA e IT, alrededor de 11.850 millones de bolivianos año (algo más de mil setecientos millones de dólares año), vale decir algo más de 1.700 dólares año por cada trabajador, dinero que sale de los recursos generados por el sector privado.

Resulta entonces paradójico que, con el haber básico anotado, por cada empleo o por generar un nuevo puesto de trabajo, al sector privado le implique tener que pagarle al Estado Bs 11.850 año (1.700 dólares año). Desde luego, esto no sucede con los empleos del sector público, ni cuando el Estado “genera” un nuevo puesto de trabajo. (El Día)

 

 



Publicidades

Tecnología y Seguridad

Comité Normalizador

Enlaces
NO SE ENCONTRARON DATOS.